Prorroga....prorroga....prorroga

Esta día un matutino escrito dejo entre ver muchas cosas con una sola noticia.  Acto insólito por el cual pareciere que se esta trabajando en pro del pueblo, pero a mi muy particular entender únicamente trabajan en un bienestar particular, cabe mencionar a lo que me refiero con esto es en la poca coherencia que se hace dar una prorroga siempre a actos que los particulares tienen que efectuar frente a la administración publica. 

Comúnmente suele referirse a Guatemala como "el país donde todo lo dejan a ultima hora", este acto ya se volvió tradición y por ende en nuestra mente pareciera una ley a ejecutarse, lo mas engorroso de todo este mal que aqueja es que nuestros pseudo líderes gobernantes alimentan en gran medida todos estos tipos de actos.  Que fácil se le hace a un servidor publico de mayor gerarquia dar "prorroga" en el tiempo establecido para un pago al fisco, acto seguido salir en televisión y en prensa escrita con bandera de ganador, de luchador del pueblo, aquel político que busca el bien común, mas claro esta que únicamente busca quedar como un campeón de los derechos ante un pueblo que ya se acomodo a tal hecho.

Como quien educa a un niño, lo castiga, luego le da un dulce para que se quede tranquilo sin llorar y por ultimo crea que tiene al mejor padre de familia, así nos tratan los políticos en Guatemala con sus tan sonadas "prorrogas".

Se que nuestra economía no esta del todo bien y que todos sobrevivimos como se puede, pero lo que discuto con este tema es la capacidad de un político de querer salir con bandera blanca, aprovecharse de la situación y alimentar nuestra mala idiosincracia que crece día a día y que nos hace grandemente NULOS como guatemaltecos pensantes que somos. Sea mas consciente con su forma de interpretar los actos de los servidores públicos y vera que para ellos solo somos animales pensantes que nunca pasaremos de ese sitio por el simple hecho de acomodarnos a actos como el mensionado, actúe, sea mejor critico y poco a poco construiremos un mejor país.

Ariel Mejía

Comentarios