Rescatemos la Pasion, Descartemos la Apatia.

Hay muchas corrientes vertidas en nuestra casa de estudios que nos conduce en direcciones a veces opuestas.  La universidad puede ser vista como un lago de conocimientos unificados que, a través de diferentes ríos conduce sus aguas hacia un inmenso océano que se sirve de ella, evoluciona, crece y luego devuelve a través de lluvia ese conocimiento para ser procesado nuevamente y así cerrar el ciclo.

Cada cosa que le sucede a un integrante de esta cadena, traerá consecuencias al resto del sistema, y así como en la naturaleza, el peor enemigo no es la contaminación ni la deforestación, es la APATIA. Si las cosas que suceden dentro de los sistemas nos crean un sentimiento de desazón, esto conducirá a que seamos cómplices pasivos del deterioro global de los sistemas.

Esta es una invitación a abandonar esa apatía y retomar la pasión, la pasión por aquellos temas que harán grande a nuestra universidad, la pasión por servir al pueblo no solo con nuestro trabajo profesional sino también de apoyo social y humanitario, de protesta y de ayuda, pero sobre todo a cambiar la realidad nacional tanto cultural como social.  A falta de poder de negociación con ideas y con palabras cada vez mas nuestra sociedad se ha sumido en la confrontación como medio de presión y no en la comunión de ideas y el dialogo consensuado, y como universidad tenemos mucho de la culpa ya que deberíamos ser nosotros los que estemos formado los profesionales de forma tal que busque los mecanismos de solución y no de imposición de demandas.  Hay que actuar en todas las esferas de nuestra sociedad, hay que cambiar este ambiente que hoy nos ataca, el primer paso cambiemos nuestra realidad.

Animémonos a actuar, si no nos gustan nuestros dirigentes, empecemos a dirigir, si no nos gustan las propuestas, empecemos a proponer, si no nos gusta las ideas, empecemos a idear, si no nos gustan las cosas como están, empecemos a actuar y dejémonos ya de quejar.

Comentarios