La participación de los Jóvenes en Política

 

image_thumb4

Ego Cogito. Me da mucho gusto ver como en estas elecciones, la participación de los jóvenes no se está dando como en otros años, simplemente como paleros de los partidos políticos y como simples pegadores de etiquetas y alzadores de banderas multicolores, sino que están ocupando puestos dentro de las candidaturas que hacen por lo menos soñar, que los jóvenes estamos dispuestos a tomar las riendas, no de nuestro futuro sino de nuestro presente que es el que nos toca cambiar para no heredar un futuro como el que nosotros hemos recibido.

Sin embargo, es importante también reconocer que todavía falta mucho camino por recorrer, y que estos jóvenes que ahora están participando como candidatos deben entender que como tales no representan a un partido en específico, sino que representan un compromiso más grande. ¿Cuál es ese compromiso?

Durante mucho tiempo analistas políticos han venido hablando del famoso cuento del autor guatemalteco Augusto Monterroso que decía “Cuando despertó, el dinosauro todavía seguía allí”, haciendo analogía respecto a que siempre nos gobiernan las mismas personas y los mismos políticos, de esta cuenta el compromiso de los jóvenes no es solo participar en política, sino que es también cambiar la forma como se ha venido haciendo la política.

No me dejaran mentir los lectores que durante mucho tiempo el mejor político no es aquel que a través de sus obras o de sus virtudes da a conocer al pueblo un plan político que ayudara al mejoramiento de su municipio, departamento o país; sino que el mejor político es aquel que en cada mitin lanza un discurso agresivo y violento que rebaja las cualidades de sus oponentes y enfatiza cada uno de sus defectos. El dinosaurio sigue allí, ¿serán capaces entonces estos jóvenes políticos de ahuyentar al dinosaurio y que al despertar ya no este?

No me atrevería a prejuzgar a este grupo de jóvenes y aseverar que no harán la diferencia, porque como lo dije anteriormente están iniciando con un nuevo amanecer de los jóvenes en la política, ojala y estos no sucumban ante las mieles del poder y ensucien y destruyan para otros jóvenes que puedan venir, la oportunidad de tener espacios políticos importantes. Es a veces ridículo escuchar que solo los políticos viejos son corruptos y convenencieros y que los jóvenes no están amañados. Los valores no dependen de la edad sino de la educación y de las buenas costumbres, por lo que espero por el bien de Puerto Barrios que estos jóvenes hayan tenido en sus padres y sus familias una formación que permita que su afán de sea de servir y no servirse. “El dinosaurio todavía seguía allí” ojala no nos toque decir “El dinosaurio falleció, pero dejo su hijo en el puesto”. Jóvenes políticos suerte en esta aventura, no busquen como muchos lo han hecho, hacer carrera y tener mucho dinero, cuando en lo poco se encuentra la verdad y la honestidad.

Ma. Lic. Rafael Enrique González Valenzuela

Comentarios

Arielo ha dicho que…
Nuestro País necesita una oxigenacion urgentemente, la cual comienza con la inclusion juvenil en el ámbito político, una mente nueva esta llena de vision, y lo principal NO ESTA CONTAMINADA NI RETORCIDA con ideas abruptas que poco ayudan a el fin primordial...."EL BIEN COMUN"
Anónimo ha dicho que…
Pues, como bien han dicho algunos pensadores: "los jóvenes y niños son el presente de Guatemala"; no serán el futuro...
Aguardemos porque el fruto de su esfuerzo no sea el Obispo Francisco Marroquín, sino la realización de una idea concreta: el pueblo para el pueblo!

Por tanto, id y enseñad a todos.