Regaleme Un Quetzal

"regaleme un quetzal".....esa frace poco a poco ha ganado terreno en toda guatemala, suele verse deambular por todos lados gente realizando dicho acto.  Usted pensara que no tengo corazon para plasmarlo en letra, le comparto el porque de mi nota.

En estos tiempos es comun llegar a un lugar y ver como los niños, jovenes y ancianos realizan este acto que peca de ser muchas veces honesto, lo tacho como de malevolo, pues, si bien es cierto la mayoria engaña a las personas.  Poco a poco el corazon se hace mas fuerte a no dar "limosna", se puede observar a familias enteras organizarse a elaborar la recoleccion del quetzalito a diario, lo que nos ha llevado muchas veces a ser mas duros y cautos a quien "ayudamos" con ese quetzal regalado.

Si bien es cierto la situacion no da para mas, que todo esta dificil, que el desempleo es el pan dia a dia, que no alcanza ni para una tortilla, pero tras esa realidad existe otra latente y fundamental.  

Resulta que si le doy el quetzal "Dios me Bendiga" y si se lo niego o me hago el loco "hijo de mi Santa Madrecita tacaño", que si le doy soy buena persona pero si no le doy nada soy malvado, como a toda accion hay una reaccion, en este caso la reaccion se hace evidente en todo momento.  

Lo mas ironico es que unos cuantos hacen que desconoscamos ya a personas necesitadas de las no tan necesitadas puesto que, he podido observar como se disfrazan para cometer dicho acto.

Lo que quiero abordar con mi nota, no es cruel, es la verdad, es un sentir que poco a poco se evidencia en todo lugar al que asiste, para muchos el buen corazon de las personas es su fuerte, es su trabajo es su mina de oro, su punto a la felicidad, felicidad porque ganan mas que una persona que trabaja duro.

Como todo hay dos bandos, los buenos y los malos, unicamente que en este caso salen perdiendo los buenos, porque si bien es cierto por unos cuantos malos pagan todos, no le digo que todas las personas son como las que describi, hay personas que necesitan de nuestra ayuda, personas que dificilmente hoy en dia se pueda determinar con exactitud si es la correcta para ayudarla.

Se que es fuerte la realidad que he tomado como base este momento, que sere tachado de cruel y poco corazon humanitario pero la verdad, he visto, analizado y determinado como he dejado de creer en que si dar un quetzal sea un acto benevolente, ya que, pasaria a ser de buen corazon a ser una persona estafada.

Autor: Ariel Mejia

Comentarios