La Evolución de la Conducta:

Marco Salas 

Prisma. La evolucion de la Conducta

Hay una frase trillada, antigua, pero muy famosa, que dice que "el animal obra por su instinto y el hombre por su inteligencia". A toda afirmación generalizada le sigue una cantidad X de interpretaciones; no obstante, a forma de juicio, podemos aclarar y deducir el móvil de esta breve disertación: el objeto es hacer énfasis en que los animales traen de manera innata una buena parte de su conducta, por decirlo así, en contraste con el hombre que deberá aprenderla al transcurrir su paso por la vida. 
Entendemos que esta frase no es del todo cierta y que de lo cierto que tiene, deja mucho qué desear. Entrará aquí, pues, la Moral y la Ética para ayudarle al ser humano a juzgar, relativamente, el bien y el mal e inducirlo a "obrar bien".

Empero, la conducta humana se ha visto reflejada en la historia de un solo ente: La iglesia. La cual, en muchos casos, ya no es a la imagen del que la creó, sino que con el transcurrir de los muchos movimientos, se ha visto atacada por los "ismos" que ensucian, perturban y cambian la conducta del hombre y la de la mujer. 

Hechos como el Humanismo, en el siglo XIV le otorgó valor supremo a la razón humana; agreguemos también acontecimientos que en su tiempo se consideraron fortuitos, como la Revolución Francesa en los cánones del siglo XVII; abriendo brecha, prácticamente, al desarrollo filosófico del ya tan nombrado siglo XIX. Y todo esto, en resumen, nos coloca en la situación actual en la que vivimos. 

La Biblia narra en Proverbios 15:21 (RVR60) "El tonto encuentra muy graciosa su falta de inteligencia; el que es inteligente corrige su conducta" 
Claro está  que con un pasaje bíblico, no llamo al debate teológico sino al práctico.
Llamo al escrutinio del "yo". Al auto-análisis, a que el lector se posicione en donde le corresponda y sea el juez de sus propios actos. 

Ahora, yo me pregunto: ¿encontraste algo qué corregir, o solo seguirás adjudicándolo todo al libre albedrío?

Marco Salas


Comentarios